Las 4 claves para hacer compras conscientes.

Actualizado: 15 dic 2020



Lo que compras, habla de ti

¿Cuántas prendas de ropa tienes en tu guardarropa con la etiqueta puesta? ¿Cuántas cosas tienes guardadas, acumuladas o sin usar? Eso puede ser la primera pista para identificar cómo, cuándo y por qué has estado comprando sin consciencia de lo que realmente necesitas o no. A la hora de comprar, las emociones siempre están presente, así que lo ideal es que puedas reconocer conscientemente cuáles son las emociones que experimentas cuándo vas de «shopping». Usualmente es un impulso motivado por la emoción del momento lo que te lleva a comprar algo, aunque sepas que no lo necesitas. Para, dile "stop" a la emoción, piensa y pregúntate si lo necesitas. Sólo cómpralo si la respuesta honesta es "si".



Autoevalúate y conoce tus motivos de compra


Algunas de las preguntas que puedes hacerte son:

  • ¿Qué me llevó a comprar lo que todavía tiene etiqueta en el «closet» y no he usado?

  • ¿Cómo me sentía el día que compré esos zapatos que casi nunca uso?

  • ¿Por qué todo lo que tengo en el «closet» es negro?

  • ¿Cuáles son las prendas que siempre uso?

  • ¿Cuánto gasto cada mes en ropa, zapatos o accesorios?

  • ¿Qué compro cuando me siento emocionada, molesta, frustrada, satisfecha, cansada…[inserta aquí todas las emociones que puedes sentir y responde la pregunta]?



Anota todas estas respuestas, esto te ayudará a revisarlas cada vez que te sientas en la tentación de repetir hábitos de compra tóxicos. Escribirlo también será útil para que puedas conectar con el ejercicio y que no solo se quede en una idea mental.



Evita los "Diablillos del consumismo"

De acuerdo con Pedro Campos, anfitrión del podcast La vida minimal, hay tres voces que debes atender cuidadosamente para evitar caer en el consumismo impulsivo. Estas son: «te lo mereces», «está en especial» y «este producto te cambiará la vida». Son los Diablillos del consumismo o trampas de la mente inconsciente. No es decir que no compres, sino de hacerlo sabiamente. Ejemplo, en lugar de comprar y consumir en tiendas de moda rápida, como Forever 21, H&M o Zara, puedes optar por revisar lo que ya no usas e intercambiarlo en tiendas de segunda mano para aportar al ciclo saludable de la ropa.




Dí NO al peregrinaje por las tiendas

Igual que has evaluado y hecho una lista de artículos, igual que te has preguntado si lo necesitas y lo has racionalizado, ahora haz lo mismo con las tiendas y marcas. Si empiezas a mirar muchas opciones acabarás viendo cosas “ monas y baratas ” que desearás comprar impulsivamente. Evita pasear viendo que hay y cíñete a las listas, al presupuesto, al tiempo y a lo que vas a comprar en específico.


Sé minimal.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo